martes, 12 de septiembre de 2017

Cheesecake sin horno con mermelada de moras


Os propongo una receta fácil de esas que nos gustan a todos, cheesecake sin horno con mermelada de moras, suena apetecible ¿¿verdad?? Pues si os digo que se hace volando y que el resultado es absolutamente maravilloso, ¿os animáis a hacerla?




Esta tarta, así como os la propongo, de verdad que es sencilla pero a mí me ha costado varias pruebas… Quería encontrar el punto exacto para añadir nata montada y así obtener una tarta de queso suave y delicada al paladar, y la primera vez se desmoronó toda… Un desastre pero estaba buenísima.


 
La segunda vez no tenía tiempo y para ahorrar las cuatro horas de nevera la metí en el congelador… Desastre total porque se me movieron unos tuppers y me destrozaron la mitad de la tarta (aun así la foto quedó preciosa haciendo un poco de magia con Photoshop 😉, la foto la tenéis en Instagram).


Ya sí que os traigo la definitiva con una base contundente de galleta con mantequilla que ME RECHIFLA! Esta base de galleta me gusta hacerla en el horno, pero podéis enfriarla sin más y queda también muy rica. Espero que la hagáis, que la disfrutéis y que me enseñéis vuestros resultados!



RECETA CHEESECAKE CON MERMELADA DE MORAS (molde 15 cm):

Ingredientes:
·         15 galletas María dorada
·         80gr de mantequilla derretida
·         300 gr de queso Philadelphia normal (no lo compréis light)
·         100 gr de creme fraiche
·         150 ml de nata para montar
·         90 gr de azúcar glass
       Unas cucharadas de vuestra mermelada favorita

Paso a paso:

1.       Precalentamos el horno a 180º y engrasamos el molde que mejor que sea desmontable
2.       Trituramos las galletas hasta que sean polvo (en trituradora o metiéndolas en una bolsa y golpeando con una cuchara)
3.       Mezclamos el polvo de galleta con la mantequilla y ponemos en la base del molde aplanando con una cuchara
4.       Horneamos la base de galleta 15 minutos y dejamos enfriar, podéis no hornearla, simplemente dejarla enfriar mientras preparamos lo siguiente
5.       Montamos los 150ml de nata con la mitad del azúcar glass, reservamos
6.       Batimos con batidora de varillas el queso philadelphia con la creme fraiche y el resto del azúcar, una vez que está todo mezclado añadimos la nata montada y batimos un minuto más
7.       Vertemos la mezcla en el molde de galleta, damos pequeños golpes para que asiente bien, alisamos con una cuchara, tapamos con papel film para evitar que absorba olores de la nevera y refrigeramos 4 horas
8.       Ya sólo queda desmoldar, añadir la mermelada que más os guste y ¡lista para servir! Yo hice una mermelada con moras que fuimos a buscar con los niños.

Consejos:
·         Consejos para batir la nata los tenéis aquí, de todos modos si os queréis evitar añadirla para ir más rápido añadid 50gr más de creme fraiche, más fácil imposible! Pero ojo el resultado no es el mismo, quedará más densa sin la nata montada
·         La creme fraiche la encontráis en Carrefour, por ejemplo, de hecho la marca blanca de este supermercado me gusta mucho. La que suelo usar es este de Président.
·         A mí me gusta una base de galleta gruesa, podéis emplear menos galletas

·         Aquí os enseño los moldes que yo uso, dan un estupendo resultado

3 comentarios :

  1. Adoro tartes de queijo e esta com doce de amoras esta linda e com toda a certeza uma delicia.

    ResponderEliminar
  2. Que rica, es una de mis tartas favoritas.
    Un beso

    ResponderEliminar

¡Muchísimas gracias por dejar un comentario! Los leo todos y me hacen muchísima ilusión.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...